DeportesNoticias

¡De repente! Cuando ya nadie se lo esperaba, sucede

En verano llegó una sorpresa muy grande para las filas del Barcelona, ese regalito se llamaba y se llama Griezmann. Un jugador de alto perfil en el verano, pero hay un problema  no ha podido conectarse con Messi desde que completó su transferencia de 107 millones.

La lucha entre Messi y Griezmann se hizo evidente el martes, cuando el Barcelona se impuso al Slavia de Praga en la Liga de Campeones. Los aficionados del Barcelona incluso piensan que Messi no confía en Griezmann después de no pasarle el balón.

Fueron muchas las informaciones e incluso se llegó a asegurar que Messi y Griezmann no se hablaban en los entrenamientos, lo que refuerza las afirmaciones de que se han enfrentado.

El francés se ha pronunciado al respecto contando que el argentino no es alguien que habla mucho, y él tampoco, así que es un poco difícil para ellos comunicarse. Pero algo más pasó eso está claro, resulta que el francés tuvo a bien obsequiar al argentino con una bebida típica de su tierra, un mate, en lo que él interpretó una forma de acercarse para mejorar su conexión, y la idea no hubiera sido mala sino fuera porque hubo un jugador que la interpretó como no debía, este fue Luis Suárez,

El uruguayo mantiene una relación con Messi ya de años y claro está tampoco simpatiza con el francés. Pero es que además no se fía ni un pelo de él, esto ha quedado demostrado cuando hoy mismo va a jugar a pesar de que la lesión que sufría el médico le dio tres semanas, pero Luis no está dispuesto a abandonar el barco en estos momentos de zozobra y vuelve para ayudar a su gran amigo Leo, parece que de momento para Griezmann no hay mucho sitio en el campo, o aún no ha sabido ganárselo, aunque a lo que se viene al club es a jugar y todo lo demás poco o nada importa.



Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar