Estilo de VidaSalud

Dietas ‘milagrosas’ que le hacen daño al cuerpo – Salud

Todos quieren lucir ‘mejor’ y ese calificativo ha llevado a que el boom de las dietas que ofrecen curas milagrosas para bajar de peso se tomen las redes sociales, convirtiendo al Internet en el medio que da respuesta –casi siempre poco acertada- a la búsqueda de mejorar el estado nutricional y la imagen corporal.

Al ingresar la palabra “dieta” en un buscador, los usuarios encontrarán aproximadamente 262 millones de resultados con algunos encabezados como:– “Las 2 dietas para adelgazar recomendadas por dietistas”
– “Cómo adelgazar 10 kilos”
– “Cómo perder 5 kg – Dieta saludable”.

Dietas hipocalóricas

La disponibilidad de información es amplia y el desconocimiento de quienes acceden a ella puede llevar a generar riesgos en la salud al poner en práctica recomendaciones que no son hechas por especialistas.

Lo primero que debe saber es que las famosas “dietas milagro” son aquellas que prometen una pérdida de peso rápida, con relativamente poco esfuerzo y sin responder a ningún fundamento nutricional. Estas pueden clasificarse como hipocalóricas, disociadas, excluyentes (cetónicas, hipercalóricas o bajas en grasa y proteínas e hiperprotéicas o bajas en grasa y carbohidratos), monodietas y dietas pintorescas y psicológicas. Todas ellas tienen en común que están condenadas a fracasar en el mediano plazo.

Las más usuales son las dietas hipocalóricas, que consisten en reducir drásticamente la ingesta calórica del individuo, lo que puede dar lugar a una serie de alteraciones en el organismo. Se ha demostrado que las dietas con un contenido muy bajo en calorías tienen un alto factor de riesgo para la aparición de trastornos de la conducta alimentaria como anorexia y bulimia, entre otros. ( 1* Zaragozá Arnáez & Lozano Estevan, 2018).

Además, cuando se suspende este tipo de alimentación se recupera rápidamente el peso inicial. Estas dietas suelen ser monótonas y su principal peligro es que hace muy difícil para el organismo el cumplir con su tarea de cubrir las necesidades de todos los nutrientes, pues se basa en la reducción del consumo de calorías sin tener en cuenta las necesidades del cuerpo para su funcionamiento.

Con los años se han dado cambios alimentarios preocupantes. Por ejemplo, algunos suelen consumir más alimentos hipercalóricos, grasas, azúcares libres y sal/sodio y otros no comen suficientes frutas, verduras y fibra dietética, como por ejemplo cereales integrales.

Estos cambios alimentarios se han acompañado con el cambio del estado nutricional de las personas a nivel mundial: en 2016, el 39% de las personas adultas (mayores de 18 años) años tenían sobrepeso, y el 13% eran obesas.

En Colombia, según datos de la Encuesta Nacional de Situación Nutricional, se ha presentado un aumento del exceso de peso en adultos (sobrepeso y obesidad) entre el 2005 y el 2015 (37,8% y 56,5% respectivamente).

¿Cómo saber qué dieta es buena?

Es importante que se tome la tarea de verificar si tiene un respaldo científico que la haga creíble, por eso debe confrontar el contenido y la información disponible en las páginas web, las redes sociales y aplicaciones con una fuente médica.

Recuerde que tampoco puede ser ingenuo, intuya los intereses comerciales que acompañan a los promotores de un producto u otro, así como cuestionar los consejos alarmistas, especialmente cuando se pontifica o se rechaza un alimento con argumentos poco sólidos. (Miserachs & Cervera, 2007).

Algo clave es entender que se debe ir más allá de la práctica de una dieta a promover y adoptar hábitos determinados por las características específicas de cada persona (edad, sexo, hábitos de vida y grado de actividad física), el contexto cultural, los alimentos disponibles en el lugar y los hábitos alimentarios (OMS, 2018).

Consejos efectivos para no caer en una dieta peligrosa

Estas son algunas indicaciones a tener en cuenta antes de adoptar una dieta, según la FAO:

• Su seguimiento no debe suponer ningún riesgo para la salud.

• No es suficiente con obtener la información, usted debe ser orientado por un profesional en nutrición que conozca sus características y estado de salud durante el proceso. 

• Verifique que la dieta está basada en las recomendaciones de ingesta de energía y nutrientes para la población colombiana (RIEN).

• La alimentación saludable debe ser lo más variada posible, buscando consumir alimentos que aporten la mayor cantidad de nutrientes y siempre respetando las porciones recomendadas según las Guías Alimentarias Basadas en Alimentos para la población colombiana (GABAS).

• Cuando se está buscando la pérdida de peso se debe tener presente que esto es gradual, paulatino y moderado.

• Además de mejorar su condición nutricional y de salud, una dieta debe garantizar la protección ante la aparición de enfermedades crónicas no trasmisibles. Una dieta saludable ayuda a protegernos de la malnutrición en todas sus formas, así como de las enfermedades crónicas no transmisibles, entre ellas la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer.

El reto de hoy: ¿Cuéntenos qué alimentos sacó de su dieta para cuidar su organismo?

Esta semana de la alimentación Saludable, EL TIEMPO y La FAO lo invitan a unirse a #DesafíoQuéTeComes. Durante esta semana publicaremos varios sencillos retos, a través de estos artículos y en las redes sociales de EL TIEMPO. La persona que complete todos los retos, o la mayor cantidad de ellos, obtendrá el beneficio de asistir a un taller sobre nutrición que se dictará en las instalaciones de FAO en Bogotá.
Segundo reto: haga una lista de los alimentos que ha decidido sacar de su dieta diaria para cuidar su cuerpo, envíe la respuesta en Twitter etiquetando @ELTIEMPO y @FAO_Colombia con #DesafíoQuéTeComes. ¡Los leemos!

BIBLIOGRAFÍA:
• Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. (2015). Guías Alimentarias Basadas en Alimentos para la población colombiana mayor de 2 años- Documento técnico (Primera ed.). Colombia. ISBN: 978-92-5-308687-
• Ministerio de Salud y Protección Social. (2018). Encuesta Nacional de la Situación Nutricional ENSIN 2015.
• Ministerio de Salud y Protección Social [MSPS]. (2016) Recomendaciones de Ingesta de Energía y Nutrientes (RIEN) para la población colombiana- Generalidades, usos y razones para su implementación- Documento Técnico.
• Miserachs, M., & Cervera, P. (2007). Contra la “desinformación alimentaria-nutricional”. ALIMENTACION, NUTRICION Y SALUD, 7(1), 1-3.
• OMS. (31 de Agosto de 2018). OMS: Notas descriptivas. Obtenido de https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/healthy-diet
• Zaragozá Arnáez, F., & Lozano Estevan, M. (2018). 2COMPARATIVA DE LAS DIETAS MILAGRO EXISTENTES EN LA ACTUALIDAD, Y SUS EFECTOS NEGATIVOS SOBRE LA SALUD. Revista Biociencias, 13(1).

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar